En 1979, el Dr. Celso Charuri propuso, a un grupo de amigos, la fundación de la Central Geral do Dízimo – PRÓ-VIDA (CGD-PV) como una de las formas más eficaces para manifestar nuestra responsabilidad social.

Sus fondos vienen de la recepción de depósitos bancarios anónimos y voluntarios, que son integralmente donados: una parte, en forma de materiales, bienes y equipamientos a instituciones benéficas reconocidas por su integridad y utilidad social; otra es destinada a escuelas de capacitación profesional que, construidas por la CGD-PV, le proporcionan, a miles de personas, el poder conquistar su independencia y darle mejores condiciones a sus familias.

La CGD-PV dona el 100% de todos los depósitos que recibe, opera sin costos internos, porque actúa, estrictamente, por medio del trabajo voluntario de sus miembros. Todos los procedimientos y las declaraciones contables son auditadas y publicadas.

La CGD-PV no tiene en cuenta los aspectos políticos, sociales o religiosos de las entidades que son beneficiadas y se propone a dar un ejemplo a la sociedad: que Hombres con la consciencia ampliada crean naturalmente un medio mejor, más responsable, digno y justo, no sólo para sí mismos, sino también para sus semejantes.

Se crearon nuevas Centrales del Diezmo en otras ciudades de Brasil y en otros países que, en conjunto, ya realizaron más de diez mil donaciones.


“La CGD anda bien, ¿y usted?” Dr. Celso Charuri.